9 julio 2015
9 julio 2015,
 0

La cartelería digital ofrece innumerables oportunidades de reclamo tanto en los escaparates como al aire libre, aunque a veces no se cubren las expectativas porque se cumple a rajatabla el axioma que dice “lo barato sale caro”.

Lamentablemente, con frecuencia, encontramos proyectos de digital signage con implantaciones poco profesionales donde los contenidos multimedia no se aprecian por la incidencia de la luz solar, pues se han instalado monitores de luminosidad convencional que, en vano, intentan luchar contra los rayos del sol.

Actualmente la tecnología pone a disposición del mercado pantallas que garantizan la correcta visibilidad de los mensajes con una óptima calidad de visionado incluso en condiciones de refulgencia directa. Paneles legibles en cualquier situación lumínica, capaces de soportar el impacto del sol sin alterar su calidad, ofreciendo imágenes nítidas con un alto contraste … con negros profundos y blancos brillantes.

Oscurecimiento de pantalla por el sol

La acción directa de la luz provoca el ennegrecimiento de aquellas pantallas no aptas para funcionar en ambientes de gran luminosidad.

El efecto oscurecimiento que padecen algunas pantallas cuando el índice de resplandor exterior es elevado, puede evitarse con equipos desarrollados para instalaciones expuestas a fuentes de iluminación muy intensas.

Por ejemplo, las soluciones transflectivas recogen el exceso de claridad externa compensando la luminiscencia de la pantalla para igualarla con la exterior; o los monitores de alto brillo que cuentan con una mayor número de candelas (medida de la magnitud de la intensidad luminosa) que permiten trasmitir imágenes bien iluminadas incluso a plena solana.

Otro factor que afecta el rendimiento de los displays es la acumulación de calor. Aquellos monitores que no están preparados para altas temperaturas, difícilmente puedan soportar los treinta y tantos grados del verano en la mitad sur de España, con lo que los cristales líquidos acaban, literalmente, hirviendo y dando lugar a lo que técnicamente se conoce como efecto “quemado”, con imágenes descoloridas, no uniformes y manchas oscuras.

Efectos del calor en monitores no profesionales

El exceso de calor condiciona el funcionamiento de aquellos monitores no acondicionados para trabajar con temperaturas elevadas.

Ejecutar con éxito proyectos de señalización digital requiere del asesoramiento adecuado para dar con la solución apropiada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies