13 octubre 2015
13 octubre 2015,
 0

En las empresas de restauración, la cartelería digital va activamente ganando sitio frente a los convencionales televisores. Indudablemente el digital signage despierta un gran interés en el sector, siendo uno de sus mayores atractivos la facultad de generar tráfico a los locales, así como también la de mejorar la experiencia de los clientes y con ello la oportunidad de incrementar las ventas.

A todo lo anterior se le añade la ocasión de producir ingresos con la gestión publicitaria de los contenidos de las pantallas ya que, cada día, más marcas buscan nuevas formas de llegar al público y no hay sitio más destacado para ello que el punto de venta.

Para que estas nuevas tecnologías sean una herramienta eficaz, es preciso desarrollar el plan de señalización dinámica atendiendo a los objetivos y necesidades de comunicación del negocio.

Para entablar un diálogo con el consumidor, los paneles digitales deben adaptarse al entorno de emisión, deben tener una ubicación idónea en función de lo que se pretende trasmitir y un tamaño adecuado a su emplazamiento y al tipo de comunicación.

Definido el modelo de pantalla y su situación, lo próximo a considerar es el software de gestión; éste debe aportar la flexibilidad necesaria para personalizar las proyecciones y permitir hacer, de forma remota, constantes e instantáneas actualizaciones.

Por último, los contenidos. Éstos pueden ser informativos, promocionales o de entretenimiento, e incluso interactivos, pero cualquiera de ellos, sin excepción, deben aportar -de manera consistente- información relevante para el cliente, ayudarle en sus decisiones (sin ser intrusivos ni molestos) y tener un ritmo acorde a la zona del local en donde se encuentre cada monitor.

pantallas en restaurante

Las pantallas de cartelería digital aportan una ventaja competitiva, potenciando la imagen de la marca e impulsando las ventas del negocio.

 

Siguiendo las pautas anteriores, un proyecto de cartelería digital en un local de restauración puede aportar los siguientes beneficios:

  1. Multiplicar las ventas por cliente incentivando el consumo y fomentando las ventas cruzadas.
  2. Aumentar el valor medio del pedido mostrándole al consumidor, a través de contenidos dinámicos y atractivos, diferentes opciones que complementen su compra.
  3. Influir en la toma de decisiones de los comensales promoviendo ofertas especiales.
  4. Adaptar las ofertas de menú, de manera automática, a las diferentes horas del día.
  5. Mostrar, en los menús digitales, la información nutricional de los alimentos.
  6. Evitar los costes de impresión de las cartas tradicionales.
  7. Desarrollar programas de fidelización mediante la integración de aplicaciones móviles para anunciar ofertas limitadas o servicios distintivos que se traduzcan en nuevas visitas.
  8. Disminuir los gastos de personal mediante la implantación de terminales para pedidos interactivos.
  9. Formar a los empleados y mejorar su conocimiento de la oferta gastronómica del establecimiento.
  10. Hacer que la visita sea más placentera, amenizando los tiempos de espera mediante la combinación de mensajes promocionales con contenidos lúdicos y de entretenimiento.

En resumen, en beneficio del negocio, pasamos de los deportes, los programas de cotilleos o los videos musicales a algo más … a mucho más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies